Un año después de la ampliación del Canal, aún quedan reclamos por resolver

Un año después de la ampliación del Canal, aún quedan reclamos por resolver
La ampliación del Canal de Panamá se inauguró el 26 de junio de 2016.| Cortesía ACP

La ampliación del Canal de Panamá cumple un año de haber sido inaugurada este 26 de junio y a la fecha, aún quedan cuatro reclamos por resolver, todos presentados por el principal contratista de la obra: Grupo Unidos por el Canal (GUPC).

La ingeniera Ilya Espino de Marotta, vicepresidenta ejecutiva de Ingeniería y Administración de Programas de la ACP y quien fue la encargada del proyecto, reveló que no solo los contratos con GUPC, tuvieron reclamos durante el desarrollo de la obra, otros contratistas también hicieron lo mismo, pero todos fueron resueltos.

Es decir, al 26 de junio de 2017, solo queda pendiente saldar cuentas con GUPC, con la esperanza de que la ACP triunfe ante las pretensiones de este consorcio, que construyó y diseñó el tercer juego de esclusas.

GUPC, integrado por la empresa española Sacyr Valle Hermoso, la italiana Salini Impregilo, la belga Jan De Nul y la panameña Constructora Urbana, S, A. (CUSA), ha recibido en concepto de reclamos por parte de la ACP, alrededor de $373 millones, monto del cual aún la ACP tiene probabilidades de recuperar gran parte.

Los reclamos

Los reclamos presentados han hecho que el precio inicial estimado de la obra por $5,250 millones se haya elevado a unos $5,500 millones, es decir $250 millones por encima del costo previsto.

Sin embargo, es una suma que se ha mantenido dentro del presupuesto que se tenía para contingencias.

De manera general, Espino de Marotta explicó que hubo tres contratos de excavación seca, denominados o conocidos como Canales de Acceso al Pacífico PAC1, 2, 3 y 4. En todos hubo reclamos y todos fueron resueltos.

De los contratos, el PAC 4 fue el que más reclamos tuvo, además de los que presentó GUPC. En algunos casos se llegó a un acuerdo, mientras que otros fueron perdidos por los reclamantes, agregó.

La ACP analizó los reclamos presentados y la solicitud era de $89 millones en el caso del PAC 4, de los cuales, solo se reconocieron $40 millones, por considerar que sí tenían mérito.

En tanto, en el PAC 2, la empresa Cilsa Minera María presentó un reclamo por $13 millones y lo perdieron y en el Dragado del Atlántico hubo un reclamo por $3 millones y solo se reconoció $1 millón.

Espino de Marotta aseguró que cada contrato tuvo su lucha de reclamos y unos se resolvieron internamente y otros a través de arbitraje.

Fuente: ACP

Los reclamos por resolver

En estos momentos, hay cuatro arbitrajes pendientes presentados por GUPC ante la Cámara de Comercio Internacional (ICC) en Miami, Florida, Estados Unidos. 

En uno de los arbitrajes correspondiente a la ataguía del proyecto de diseño y construcción de las nuevas esclusas, hubo una audiencia en enero de este año y se espera el fallo final entre el 30 de junio y el 15 de julio próximo.

Se trata de un reclamo por 192 millones de dólares, que habían perdido ante la ACP y la Junta de Resolución de Conflictos (DAB, por sus siglas en inglés).

El otro reclamo que está en ICC tiene que ver con el concreto y basalto, donde GUPC pide la diferencia de los $500 millones del contrato inicial, ya que el DAB les otorgó $244 millones solamente.

Y es que la ACP mantiene esta disputa con GUPC por considerar que no se usó concreto con la calidad solicitada.

En ese mismo arbitraje, relató la ingeniera, incluyeron otro por $97 millones por unas fallas que alegó GUPC.

Ante esto, la ACP contrademandó al contratista para que regresen los $244 millones que se les pagó y los $21 millones de un laboratorio de calidad, más $54 millones de atrasos.

Y es que la obra, se debió entregar en octubre de 2014, pero no fue hasta 2016, que pudo ser concluida.

En el caso de los $244 millones que se encomendó pagar a GUPC, la ACP presentó una nota de disconformidad, así como lo hizo el contratista.

La audiencia debe darse en enero de 2019 y entre seis meses y un año después se esperarían resultados finales.

Espino de Marotta dijo que los otros dos arbitrajes que se presentaron no tienen definido 100% el tribunal arbitral, por lo que no han empezado a procesarse.

GUPC y la ACP ya nominaron a sus árbitros, pero no han designado al presidente del tribunal arbitral.

Según la ingeniera, una vez esto suceda, podrá avanzar el procedimiento en Miami.

A GUPC también se le han dado $4 millones por sobrecostos en la construcción de las nuevas esclusas, que fueron de un reclamo presentado por $114 millones.

En concreto, entre los cuatro arbitrajes, GUPC ha pedido $5,684 millones.

El primero por $192 millones, uno segundo por $432 millones, otro por $539 millones y el mayor de $4,356 millones, que es donde GUPC reclama la interrupción de las obras por huelgas y situaciones afines.

Optimismo en la ACP

Los representantes de la ACP están muy optimistas que los reclamos se resolverán a favor del Canal.

Si esto sucede, GUPC deberá regresar los $373 millones que se les ha pagado y ahí se incluyen los $244 millones por el concreto.

Mientras que si, por el contrario, el Canal no saliera favorecido, los montos a pagar saldrían de los fondos del Canal para el plan de funcionamiento.

Por ahora, el contratista tiene de su lado $800 millones, que tienen que repagar a la ACP.

La fecha de repago de los primeros $548 millones es junio de 2018 y, además, tienen cartas de crédito válidas hasta diciembre de 2018.

Otro dinero que tienen que pagar de garantías corporativas por $288 millones, debe ser reembolsado.

En caso de que GUPC ganara los reclamos, como ellos deben ese monto, se debitaría de allí y la ACP no tendría que desembolsar nada.

La ingeniera recordó que cuando firmaron el memorando de entendimiento, acordaron que cualquier reclamo que el DAB le otorgara el 50% iría a repagar adelantos y el 50% a ellos, por lo que ahora solo esperan los fallos.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL