Un buen sueño con la cordura

Un buen sueño con la cordura

Diana Lucía Salas Víquez

Corresponsal en Costa Rica

En un estilo de vida en el que el principal ingrediente es el estrés, el deterioro de la salud física y metal no se hace esperar.

Trabajar en exceso, una inadecuada planificación, saltarse los tiempos de comida, ausencia de ejercicio, malos hábitos alimentarios y modificaciones en los horarios de sueño brotan como los principales potenciadores de trastornos emocionales.

Dentro del top 5 de las prácticas inadecuadas se ubican los cambios en las horas dedicadas al encuentro con Morfeo. Dormir poco implica una serie de repercusiones que no tardarán en aparecer.

El cerebro necesita dormir, descansar, por eso, se recomienda romper lo menos posible sus horarios de sueño.

Lo ideal sería levantarse y acostarse todos los días a la misma hora, incluyendo los fines de semana, indica Bernardo Castro, director del departamento de Psiquiatría del Hospital CIMA San José.

El promedio recomendado de sueño es de 7 a 9 horas diarias, siempre y cuando al despertar, la persona sienta que el sueño ha sido reparador.

Estudios han demostrado que los adolescentes que duermen mal, por ejemplo, tienen más predisposición a desarrollar síntomas depresivos.

Irrespetar las horas de descanso además, está ligado al aumento de tensión.

Recuerde que el sueño no se repone. Si usted tiene una buena noche, tendrá un buen día. Se trata de un ciclo, y el estilo de vida aplicado para uno, afectará al otro y viceversa.

 

Controlar el estrés

Moda o tendencia, el estrés llegó, se adhirió a un estilo de vida moderno, y parece que lo hizo para quedarse. El reto entonces es enfrentarlo y aprender a llevar una vida equilibrada para reducir la aparición de trastornos emocionales.

Castro estima que más de la mitad de los pacientes que consultan en medicina de cualquier especialidad presenta algún trastorno psiquiátrico.

Lo más frecuentes son los trastornos de ansiedad y de estrés.

Alrededor de 9 de cada 10 de sus pacientes en consulta son CEO, altos ejecutivos, ministros, presidentes ejecutivos, etc., que llevan ritmos de vida muy pesados.

El médico asegura que precisamente son los profesionales con perfiles más altos (mejor educación, experiencias internacionales, etc.), quienes asumen con mayor facilidad la consulta psiquiátrica como parte de su vida.

 

Cuando ataca la ansiedad

El trastorno ansioso está directamente asociado al estrés y es uno de los más frecuentes. Su aparición responde a un mal manejo de la tensión.

Cuando una persona presenta una preocupación excesiva por lo menos un 50% del tiempo, desarrolla tensión muscular, tiene dificultades para controlar la preocupación, se muestra inquieta, tensa, como si no hubiera salida, siente cansancio fácilmente, presenta dificultad para concentrarse, irritabilidad y problemas para dormir o mantener el sueño, posiblemente se trate de un trastorno de ansiedad.

A esos síntomas puede agregarle un sueño agitado que no es reparador.

El problema es que la persona considera este tipo de síntomas como algo normal, como parte de su rutina. Llega a creer que la vida es así… pero cuando esto se presenta ya estamos frente a un trastorno, asegura Castro.

Los trastornos emocionales no se heredan, pero hay personas que de por sí vienen con predisposición para desarrollarlos. Los problemas personales y de trabajo pueden disparar la aparición de alguno de ellos.

 

Tome las riendas

Cuando de jefaturas se trata, es relevante que los líderes tengan presente que el campo de la salud mental es muy complejo y extenso.

No es obligatorio saber sobre aspectos emocionales, pero sí es importante reconocer que conocemos muy poco y que por eso es necesario prestar atención a las señales de alerta.

Es irrespetuoso opinar sobre el caso de una persona. En la mayoría de ocasiones no se trata de manipulación, y si lo fuera, ya se trata de un trastorno.

Es recomendable que las jefaturas se preocupen por brindar motivación e incentivos a sus colaboradores. La ausencia de ellos puede llevar al desgano, depresión y ansiedad.

Si posee un trabajo estresante le ayudará organizarse.

Mida el tiempo y aprovéchelo.

Procure ser eficiente, tenga en cuenta sus capacidades.

Incluya hábitos de ejercicio en su rutina diaria.

Cuide su alimentación y procure tener una buena calidad de vida.

Recuerde que sí es posible vivir sin desbordarse por el estrés.

La depresión es el segundo trastorno más asociado al estrés. La mayoría de casos están asociados a la ansiedad (80%- 90%).

Tenga en cuenta que una persona con estrés reduce su efectividad en un 40%.

Más informaciones

Comente la noticia