Un giro positivo por el ambiente y la vida

President Obama Speaks On The Economy In The White House Briefing Room

El anuncio del presidente Barack Obama sobre la puesta en marcha de un plan que reducirá la emisión de dióxido de carbono, en Estados Unidos (EE.UU.), que  representa el 31% de todas las emisiones de efecto invernadero, sin duda, es histórico ya que constituye la más trascendental acción frente a un cambio climático que ya está entre nosotros y que es más fuerte de lo que se pensaba.

Al ser EE.UU. el segundo país más contaminante del mundo, sólo superado por China, hay que recibir con optimismo el llamado Clean Power Plan del presidente Obama, que se enfoca en la reducción de gases provenientes de la quema del carbón para producir energía, favoreciendo el uso de fuentes renovables como la hídrica, la eólica y la solar.

A casi veinte años de haberse aprobado el protocolo de Kioto -un acuerdo internacional para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero- y a diez años de haber entrado en vigor, el anuncio de Obama es un tácito reconocimiento de que las prospecciones científicas sobre el cambio climático eran ciertas, y que el aumento de la temperatura, ocasionado por la intensa actividad industrial en los países desarrollados, o emergentes, causará una crisis  humanitaria, cuyas primeras señales podríamos estar se viendo.

Durante la última década se han hecho más intensas y frecuentes las sequías y las olas de calor en el mundo. En 2003, un año que ha quedado marcado para la historia climática de las naciones, murieron 70.000 personas por efecto de la sofocación. Otra ola de calor, en 2010, mató a 55.000 seres humanos a través de Rusia y los países del Este de Europa.

Se estima que, aún con las medidas que se tomen ahora, el nivel del mar podría subir hasta 90 centímetros antes que termine el siglo, y eso significaría que el 17% de la masa de la Tierra quedará bajo el agua, incluyendo muchas islas hoy habitadas.

Las grandes migraciones climáticas darían lugar a guerras y hambrunas en muchos lugares del planeta, y no importa cuán rico y poderoso pueda ser un país, ninguna población podrá considerarse a salvo de las consecuencias del fenómeno.

El estado de California, por ejemplo, en la actualidad padece la sequía más intensa de su historia. El llamado estado soleado tiene cuatro año sin recibir la lluvia necesaria para abastecer de agua a la población y garantizar la producción agropecuaria en muchas comunidades que viven de la tierra.  Además de experimentar en este momento más de veinte fuegos que se mantienen activos y que requieren desalojos masivos.

Es apenas la muestra de lo que podría llegar a ser un desastre global de mayores dimensiones.

Ni EE.UU. ni China firmaron en su momento el protocolo de Kioto; fueron los únicos países que declinaron hacerlo. En EE.UU., sectores conservadores y poderosos intereses financieros, prevalecieron con su argumento de que el cambio climático no era real. China, por su parte, confesó que hasta 2030 no iba a poder reducir las emisiones, algo que afectaría su economía.

La decisión de Obama, ahora, es de alguna forma un reto al gobierno chino, de cara a la gran Cumbre del Cambio Climático que se celebrará en París, a partir del 30 de noviembre próximo. Allí, como en otras innumerables ocasiones, se discutirá un acuerdo mundial que se espera firmen todos los países, a fin de propulsar medidas que puedan impedir que la temperatura del planeta se eleve en promedio más de dos grados centígrados.

sa es la línea que marca un punto de no retorno de la catástrofe. De ahí en adelante, el calor haría estragos irreversibles.

En Panamá, las agencias a cargo de la planificación y uso de recursos naturales, deben seguir de cerca el desarrollo de los planes de Obama y, posteriormente, los hallazgos que se darán a conocer en la transcendental Cumbre de París, probablemente la primera que se hace en medio del torbellino del calentamiento.

Hay que fomentar una actitud de urgencia con respecto al cambio climático, y la alocución de Obama lo proyecta.

En el ámbito local, debemos proteger como nunca nuestras selvas y cuerpos de agua y buscar fuentes renovables de energía e insistir en el reciclaje. Nuestros retos deben insertarse en ese movimiento mundial. 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL