Un lucrativo negocio ilícito

Un lucrativo negocio ilícito

Los contrabandistas de cigarrillos obtienen una ganancia neta de más de $300.000 por cada contenedor que mueven con éxito

Otro de los factores que ha favorecido el incremento del contrabando de cigarrillos en Panamá es la alta rentabilidad de este negocio ilícito: La utilidad neta que le deja a un contrabandista cada contenedor que trafica supera los $300.000 (Ver recuadro: Rentabilidad del contrabando ilegal).
Los cigarrillos ilegales de mayor venta en Panamá provienen de India, Paraguay y China.
Y la marca más popular de este tipo de productos en el país es Jaisalmer, pero también hay una presencia fuerte de Gold City, Elephant, Glory, VIFA, Birminghan, Arsenal, Patroncito y Fox en la plaza.
Yo los uso porque son bien baratos y los consigo cerca de mi casa y de mi trabajo, pero no sabía que podían contener sustancias tóxicas, comentó Verónica López, una estudiante universitaria que dejó los Marlboro por los Jaisalmer y piratas cuando el precio de las cajetillas legales se duplicó.
A continuación se presentan algunas claves para identificar cigarrillos ilegales, que bien podría tomar en cuenta López para evitar riesgos mayores para su salud la próxima vez que no logre resistir a la tentación de este nocivo hábito, que según el Ministerio de Salud provoca cerca de 2.000 defunciones cada año en Panamá.
La mayoría de los cigarrillos de contrabando no cuentan con los mensajes de advertencia sobre efectos en la salud ni incluyen los pictogramas y, en muchos de los casos, la información sobre el producto está escrita en otro idioma.
Muchos de estos productos son marcas legales en el país donde se manufacturan y sus costos de producción son bajos, pero algunos de los que entran al país se manejan con estándares mínimos de calidad.
Además, sus entregas y contenidos no cumplen con normas de Salud en Panamá y ningún tipo de regulación.
En Panamá es común encontrar cigarrillos de contrabando en San Felipe, Calidonia, áreas de Mercado Público en Colón, Chorrera y David. Pero cada vez más se venden también en sitios frecuentados por personas de clase social media, media-alta y alta, como calle Uruguay.
Estos cigarrillos se venden en cartones, cajetillas y sueltos. Y las bandas organizadas del país ofrecen protección a las redes de distribución a vendedores ambulantes, advierte British American Tobacco.
Desafortunadamente, el contrabando de cigarrillos también incrementa la accesibilidad de fumado en menores de edad, porque los vendedores de productos ilegales en Panamá no hacen distinción de edad a la hora de la venta.

Tabacaleras se asocian
Las cuatro mayores tabacaleras del mundo trabajarán en conjunto para combatir el tráfico ilegal de estos productos.
British American Tobacco, Imperial Tobacco Group, Japan Tobacco International y Philip Morris International lanzaron la Asociación de Codificación y Rastreo Digital (DCTA por siglas en inglés),  establecida para promover las normas internaciones y tecnologías digitales para contribuir con los gobiernos en la lucha contra el contrabando, la falsificación y la evasión fiscal, reportó Philip Morris.
La DCTA se fundamenta en la experiencia colectiva de la industria para asegurar las cadenas de suministro internacionales y desarrollar tecnologías sofisticadas para ayudar a distinguir un producto genuino de uno falsificado.
La eliminación del comercio ilícito de cigarrillos requiere de la cooperación internacional y de herramientas de última generación para ayudar a funcionarios aduaneros, fronterizos y fiscales a enfrentar a los delincuentes. Para este fin, DCTA promueve una solución demostrada, segura y eficiente en cuanto a costos, con base en la tecnología Codentify®, precisó la empresa.
Codentify® ofrece un acceso rápido y fácil a través de un teléfono móvil a toda la información que los gobiernos necesitan para proteger sus ingresos fiscales, verificar la legitimidad de los envíos y cumplir con los requisitos regulatorios internacionales, incluyendo el protocolo de la Organización Mundial para la Salud de eliminar el comercio ilícito del tabaco.
A juicio de Pat Heneghan, vocero para la DCTA, cuando se combinan las cadenas de suministro globales con la sofisticación de los delincuentes y terroristas que trafican productos ilícitos, se hace necesario que los gobiernos aprovechen los avances tecnológicos más recientes para conseguir un progreso real en el abordaje de este peligroso y creciente problema.
Con gobiernos que buscan asegurar sus ingresos fiscales en estos tiempos de austeridad y tomar medidas enérgicas en contra de los criminales que prosperan a expensas del mercado negro, tenemos la certeza que la DCTA puede ofrecer las tecnologías y experiencia que se requieren para lograr un impacto real, concluyó Heneghan.
Se estima que aproximadamente 12% del mercado global de cigarrillos es ilegal, esto equivale a unos 660.000 millones de cigarrillos por año, lo que se traduce en más de $40.000 millones en pérdidas de ingresos fiscales.

Marianela Palacios Ramsbott
mpalacios@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL