Un monumento dibuja la relación empresas-Estado

Un monumento dibuja la relación empresas-Estado

OHL le encargó la obra a la constructora mexicana Grupo Higa SA

TOLUCA web

Durante su gestión como gobernador del Estado de México, el más poblado del país, la administración del ahora presidente,  Enrique Peña Nieto, ideó un monumento de unos 60 metros de altura para celebrar los 200 años de independencia de España. Los fondos serían aportados por una empresa española.

La edificación de las torres curvadas y enchapadas en acero, además de un museo, por parte de la filial del gigante español de construcción  Obrascón Huarte Laín SA  (OHL) en 2009 fue parte de una extensión de tres años de su licencia para operar una autopista en ese Estado. Los conductores que utilizan la carretera, ubicada a unos 65 kilómetros del monumento, financiarían la iniciativa mediante el pago de los peajes.

Según documentos a los que tuvo acceso The Wall Street Journal, OHL le encargó la obra a la constructora mexicana Grupo Higa SA, que está en manos de un contratista del Gobierno que también construyó viviendas de lujo para la esposa de Peña Nieto y su jefe de Finanzas el actual secretario de Hacienda,  Luis Videgaray, antes de asumir la presidencia en 2012. Un portavoz de Grupo Higa declinó referirse al tema. Las autoridades han señalado que la primera dama, Angélica Rivera, no fue investigada porque no es funcionaria del Gobierno. Rivera niega haber cometido irregularidad alguna.

Hace unos meses, el contralor mexicano exoneró de cualquier responsabilidad a Peña Nieto y Videgaray en relación con la compra de las casas.

Los críticos dicen que la construcción del museo y el monumento debieran haber sido parte de una licitación pública por parte del Estado de México. Si las condiciones originales para la licitación no incluían el museo ni el monumento, y si los costos son asumidos por los usuarios, entonces la administración debe responder por ello, dijo  Eduardo Bohórquez, director del capítulo mexicano de la organización no gubernamental Trasparencia Mexicana.

El proyecto del monumento de $25 millones fue financiado por OHL como parte de pago en especie al gobierno estatal, un modelo que es legal y que los gobiernos federal y locales usan a menudo, señala  Gerardo Ruiz Esparza, el ex director de Comunicaciones del Estado de México durante el gobierno de Peña Nieto y actual secretario de Comunicaciones y Transportes de México.

Iniciativas similares fueron desarrolladas por la filial mexicana de OHL a pedido del Gobierno. A fines de 2003, por ejemplo, en lugar de recibir $14 millones de  OHL México,  las autoridades del Estado optaron por un pago en especie: La construcción de dos hospitales en los municipios de Ecatepec y Atlacomulco.

Sergio Hidalgo, el director general de OHL México, dijo que el Museo Torres Bicentenario, el nombre oficial de la iniciativa, formó parte de un acuerdo de larga data con el Estado para beneficiar a los residentes de las áreas cercanas a la autopista.   

Santiago Pérez
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia