Un sueño cumplido o una pesadilla

Un sueño cumplido o una pesadilla

Orlando Mendieta C.

Director

 

Nadie duda que el Tratado de Promoción Comercial (TPC) con los Estados Unidos, sea más importante para Panamá, que para los vecinos del norte, pues catapulta nuestra posición como país atractivo para las inversiones. Sin embargo, el camino que se está escogiendo para lograr su ratificación, a la larga puede ser más costoso para el país.
Después de casi dos años de gobierno, el mandatario Ricardo Martinelli por fin será recibido por el Presidente Barack Obama en la Casa Blanca. Una recepción que han logrado en menos tiempo otros mandatarios, e incluso, personalidades de inferior jerarquía que la que otorga una investidura presidencial.
¿Cómo llegamos finalmente  a cumplir el sueño?  Simplemente accediendo a  las pretensiones de Estados Unidos, de aprobar el Acuerdo para la Cooperación Fiscal y el Intercambio de Información en materia de Impuestos (TIEA). Pero paralelo a ello, y quizás con menos visibilidad en la opinión pública, Panamá está haciendo otras concesiones en el plano estratégico y militar para los Estados Unidos.
Empecemos por indicar que nuestro servicio de frontera es un pequeño comando de infantería, formado con ayuda del coloso del norte, lo que ha hecho que esa zona con Colombia esté militarizada. El interés es involucrarnos en el problema entre los grupos insurgentes colombianos y el ejército de ese país, que mantienen una batalla por décadas. Conflicto  en el cual, en los últimos años, Estados Unidos ha dado respaldo directo al gobierno colombiano.
Por otro parte, hemos establecido pequeños CMA (Centro Multilateral Antidrogas) en lo que parecen bases navales en diferentes regiones de nuestro territorio. No está mal que el país luche contra la actividad del narcotráfico, lo malo es que las directrices las dicté un estado extranjero e incluso pueda utilizar estas instalaciones para su personal militar.
Entonces nuestra preocupación es sobre ¿qué más estamos dispuestos a dar a cambio de la ratificación del TPC? Para la visita a Washington, ya pusimos nuestra cuota.
La reunión con Obama le cumple el sueño al Presidente, pero cuando estén solos en el Salón Oval, seguro que se hablarán temas que le pueden quitar el sueño y convertirlo en una pesadilla. Ninguna reunión en la Casa Blanca es para socializar, los Estados Unidos todo lo hacen en función de sus intereses y el recibimiento a Martinelli, tendrá su precio. ¿Estaremos dispuestos a pagar más?

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias