Un transporte masivo más eficaz y seguro

Un transporte masivo  más eficaz y seguro

65996_subitem_full

Las encuestas del programa Bogotá, cómo vamos confirman el incremento en el número de usuarios del sistema masivo de transporte en la capital, que incluye TransMilenio y el esquema integrado o Sitp. Alrededor de 3 millones de viajes se realizan en ellos diariamente. Pero los estudios también coinciden en la baja calificación que la ciudadanía les da a ambos modelos; entre otras causas, por el atraso en su infraestructura, demoras, falta de buses y vehículos que lucen obsoletos.

Sin embargo, lo que más viene preocupando a las autoridades y a los usuarios es el incremento de la siniestralidad. El número de muertes fatales en buses del Sitp se ha elevado este año frente al 2015 van 18 en los primeros seis meses y 850 heridos. Entre tanto, los buses articulados se han visto involucrados en 10 muertes y 261 lesionados.

El diagnóstico resulta evidente: Hay desobediencia en atender las señales de tránsito, imprudencia a la hora de conducir, cruces indebidos, no mantener la distancia y adelantar de forma irresponsable.

Y basta una mirada para detectar otros problemas: Vehículos que lucen francamente destartalados, sin mantenimiento, que estacionan indebidamente y cuyos conductores mantienen viejos vicios del pasado. Transeúntes, carros particulares, ciclistas y motociclistas también ponen su cuota de imprudencia: Los colados en las estaciones, el daño de las señales, la invasión de carriles exclusivos, no respetar semáforos ni paraderos, ente otros.

Las capacitaciones y llamados de atención a conductores y operarios son indispensables para reducir la accidentalidad, pero no suficientes. Es necesario redefinir la infraestructura que requiere el transporte de pasajeros en Bogotá, y esto incluye rutas mejor diseñadas, carriles preferenciales, señalización moderna, puentes peatonales, una flota renovada y segura, pedagogía vial y mayor presencia de la autoridad. Se trata de construir una relación que haga más armoniosa la convivencia entre la persona y un sistema que debe propender hacia su consolidación y no hacia su retroceso. Para ello el modelo de cultura ciudadana resultaría clave.

Editorial del diario El Tiempo de Bogotá, Colombia, del viernes 12 de agosto de 2016.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL