Un vistazo al financiamiento en el fútbol

Un vistazo al financiamiento en el fútbol

Leoncio Vidal Berrío M.

lberrio@capital.com.pa

Capital

La evolución profesional trajo aparejado que los futbolistas pasaran a ser objeto de importantes transacciones económicas entre clubes, entre clubes y agentes, empresarios o inversores. Surgió entonces el concepto de derechos federativos y derechos económicos.

Las transferencias de jugadores se materializaban (y se materializan) mediante los denominados contratos de cesión de derechos federativos y económicos, por los cuales se paga un precio determinado.

Pero los clubes, necesitados de recibir fondos para su propio financiamiento, ceden a favor de agentes, empresarios o inversores los derechos económicos derivados de los derechos federativos a cambio también de sumas de dinero.

Para muchas personas comunes hay una incógnita ¿Qué son los derechos federativos? Son los derechos que surgen de la inscripción del jugador en una federación determinada.

Por ejemplo en Argentina, el doctor Rafael Trevisán dice que generalmente a partir de los 12 años el deportista, se genera una relación contractual inicial con el club, a la cual denomina Contrato de Afiliación Deportiva, por el cual de común acuerdo resuelven registrar al jugador ante la asociación deportiva correspondiente presentando la ficha.

Otro concepto de derecho federativo más aceptado es el derecho de una entidad a inscribir a un determinado deportista en una determinada competición oficial para que participe en nombre y representación de la misma.

En la práctica hay jugadores en divisiones inferiores, menores, inscriptos en una federación. Existe el derecho federativo a favor del club para el cual está inscripto pero no existe aún contrato de trabajo alguno.

Los derechos federativos tienen un contenido patrimonial, el cual es denominado derechos económicos derivados de los derechos federativos y que se traduce en el beneficio económico que percibirá el club por la transferencia del jugador a otro club, siendo válidas las transacciones que se realicen, total o parcialmente de tales derechos, entre instituciones deportivas afiliadas.

En consecuencia, al decir entre entidades deportivas afiliadas, no sería posible validar negociaciones y transacciones realizadas por inversionistas, empresarios y sociedades que no son instituciones deportivas afiliadas. Se tratarían, entonces, de negocios realizados que vulnerarían normas legales y traerían aparejado la nulidad de los contratos. Pero la realidad muestra que continuamente se realizan cesiones de derechos económicos a favor de personas, físicas o jurídicas, que carecen de la calidad de entidades deportivas afiliadas a la federación.

En el día a día, las transferencias nacionales e internacionales entre clubes se siguen materializando o instrumentando a través de contratos de Cesiones de Derechos Federativos y Económicos de jugadores, a cambio de importantes precios. La doctrina afirma que tales cesiones de derechos, no son otra cosa que la cesión o transferencia del contrato de trabajo entre el club anterior y el nuevo club.

Los nuevos clubes pagan al club anterior una suma que podrá ser importante o no- en concepto de compensación o indemnización por la rescisión anticipada del contrato de trabajo que mantienen con el jugador.

Rescindido el contrato anterior, el nuevo club podrá contratar libremente al jugador e inscribirlo en la nueva asociación, y solicitar el CTI sin riesgo de que el club anterior se oponga, y sin riesgo además de que se le aplique o condene al pago de una indemnización pecuniaria y de sanciones deportivas.

En el régimen actual del Estatuto de la Federación Internacional de Fútbol Asociados (FIFA), lo que tiene valor es el contrato laboral vigente, y lo que se paga por los nuevos clubes a los clubes anteriores, no es otra cosa que una compensación por rescisión anticipada de contrato que habilitará, sin duda, una nueva contratación sin riesgo alguno.

Por lo tanto, los clubes pueden ceder total o parcialmente a terceros el derecho al cobro de dicha indemnización o compensación. Se trata de una cesión de un crédito futuro e incierto, a riesgo del cesionario (aleatoria) y no bajo condición de existir.

A diferencia de las estructuras que puedan tener los equipos de fútbol de otros países, en Panamá la gran mayoría de los equipos no tienen estas estructuras, y otros en su caso tienen algo parecido. En lo que si se caracterizan los equipos nacionales es que dependen en gran parte del patrocinio que pueden ser las empresas privadas.

Paolo Gronchi, presidente del Tauro F.C. explicó a Capital, que obviamente la parte principal de un equipo son los patrocinadores, porque representan entre 70% y 80% de lo que es la planilla en si. Dentro de todo también hay que ver la parte la venta de camisetas, insumos de lo que el club pueda hacer, en el caso de nosotros, binchas, banderas, tarjeta de socio, etc. afirmó Gronchi.

Agregó que como otra parte del financiamiento de un club pero en menos proporción está lo que son los préstamos de jugadores, las ventas si los hubiera de un momento a otro también y lo último sería la taquilla en si. Estamos tratando que ese rubro sea parte importante también del presupuesto, para que en un momento dado se revierta a lo que sn los fanáticos para recrear un mejor ambiente dentro del estadio y fuera de ello.

Pero la parte principal sin lugar a duda son los patrocinadores, porque sin ellos mantener una planilla alta es casi imposible, dijo.

Por otra parte indicó que la meta de ellos como club es que en un momento dado darle un futuro a sus jugadores de la cantera de darlos en préstamos o venderlos, pero sin embargo en los préstamos que hacen de jugadores extranjeros para que vengan a jugar a Panamá, si algún otro club muestra interés en ellos, definitivamente la negociación también se hace de igual manera.

Mencionó Gronchi que de repente los porcentajes no son los mismos, pero sin embargo es viable para el club hacer un negocio donde se verán beneficiados monetariamente para así poderle seguir la rueda a las selecciones menores que tienen que son la 13, 15 y 17 que también generan gastos y de las cuales no tienen un patrocinador fijo sino sencillamente que dentro del patrocinio o dentro del presupuesto que tienen han incluido esas tres categorías.

Concluyó que en cualquier momento habría que buscar patrocinios directos para que no influya dentro del presupuesto general, y según él esto lleva tiempo y planeamiento.

Más informaciones

Comente la noticia