Una acción positiva

Una acción positiva

aumento_salarial

En muy pocas ocasiones he dedicado esta columna a evaluar alguna acción directa de los presidentes de turno. Siempre he preferido abordar temas que afectan a la sociedad y que requieren la atención de las autoridades para su solución.

Sin embargo, en este momento tengo que ponderar positivamente la decisión del presidente de la República, Juan Carlos Varela, de aumentar a $600 mensuales el salario base en las entidades públicas.

Esta medida, que beneficiará a unos 35.000 funcionarios del Estado, no puede llegar en mejor momento, pues la Contraloría General de la República informó que la economía panameña registró un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de solo 4,9% durante el primer semestre de este año, confirmando una vez más su tendencia a la desaceleración.

Digo esto, porque, sin duda el desempeño de la economía interna es vital para que la economía vuelva a tomar velocidad. No hay duda alguna que el aumento del desempleo, el incremento del costo de la Canasta Básica Familiar de Alimentos, la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores y un menor acceso al crédito han mermado el desempeño de la economía interna, en momento en que el entorno internacional no es precisamente el mejor.

Seguramente no faltarán los críticos oficiosos que advertirán que la medida adoptada por el presidente Varela es populista y que seguramente tendrá un impacto negativo sobre las finanzas públicas o que con esta medida el mandatario trata de excusarse por haber establecido un Decreto Ejecutivo que le permite a los altos rangos de los estamentos de seguridad jubilarse con $7.000 mensuales si llegan a ocupar altos cargos en el rgano Ejecutivo.

A decir verdad, ambas objeciones son factibles, sin embargo, creo que lo que se tiene que tener presente a la hora de evaluar estos temas es, por un lado al trabajador y por el otro el principio de equidad e igualdad ante la Ley. En el primer aspecto hay que tener presente que aun cuando la inflación en este momento es casi nula, el país venía de experimentar incrementos significativos en los precios de todos los productos y servicios, lo que fue recocido al principio de año cuando se estableció el nuevo salario mínimo promedio de $625,00 mensuales.

En cuanto a la necesidad de igualdad ante la ley, es decir, que no se den fueros ni privilegios es evidente que los empleados estatales tienen derecho a un salario similar, porque ellos no reciben ningún descuento a la hora de pagar sus alimentos o sus servicios por trabajar para el Estado.

Además, ya se ha demostrado que el aumento de salario es una de las mejores formas de mejorar la distribución de la riqueza, una asignatura en el que Panamá siempre ha quedado en deuda, toda vez que favorece el incremento del consumo, generando un incremento de la producción y favoreciendo el incremento del empleo, todo lo que finalmente se reflejará en un mejor desempeño de la economía.

Hitler Cigarruista
Director
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL