Una aventura en Metrobus

Una aventura en Metrobus

 

 Alma Solís

asolis@capital.com.pa

Capital

Desde que empezó a implementarse el Metrobus,  mi pregunta siempre había sido si estos realmente valían la pena y si estaban adecuados no solo para movilizar a miles de panameños, sino incluso a turistas. No me quise quedar más con la duda y hace unos días decidí hacer un recorrido en Metrobus.

Definitivamente y a pesar de todas las críticas que he escuchado de los usuarios, este es mucho más ordenado y limpio. Uno de los puntos que quise comprobar fue si realmente eran tan fríos por dentro, porque uno de los primeros apodos que recibieron fue las neveras. Incluso desde afuera parecía que lo eran, porque los vidrios solían observarse empañados. Pero, por lo menos el que tuve la oportunidad de utilizar, tenía una temperatura  bastante agradable.

En el trayecto no hubo el tradicional grito de parada. Tampoco se veían los llamados pavos (ayudantes) colgados de las puertas y gritando las rutas en las paradas.

Con este transporte también se les dijo adiós a los predicadores de rutas, conocidos como los Remar, nombre que los usuarios le dieron por ser ésta una de las agrupaciones más antiguas y más populares en predicar dentro de los diablos rojos y pedir colaboraciones.

Además, se superó el excesivo contacto físico (por ponerle un nombre elegante a lo que aún sucede dentro de los diablos rojos que quedan en circulación).

Como se paga en la entrada, no cabe la posibilidad del juega vivo: El de atrás paga. No observé pasajeros montarse fuera de la ruta o con el autobús en movimiento, algo de lo que he sido testigo en varias oportunidades.

Lo que se pierde es parte del folklore, como las decoraciones y pinturas que siempre han caracterizado el transporte en Panamá. Ojalá se puedan rescatar algunas o hacer alguna galería de fotos con ellas.

Conversando un poco con los usuarios, la principal queja que tenían era lo mucho que demoran entre uno y otro, lo que hace que tengan que levantarse más temprano. Consideran que debe haber más en circulación. Por otro lado, se quejaron por lo estricto que pueden ser con el tema de los paquetes o bolsas, que ha causado algunas molestias.

El nuevo sistema puede ayudar, pero me preocupa que no se le dé continuidad ni el mantenimiento adecuado

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL