Una economía más competitiva

Una economía más competitiva

Es bueno saber que a pesar de todos los pesimistas, Panamá es ya una de las 50 economías más competitivas del mundo y que muchas de nuestras ventajas comparativas y competitivas se fortalecerán en los próximos años, cuando culminen algunas obras de inversión pública que están en ejecución

screen-shot-2016-10-03-at-2-35-54-pm-copy-web

La publicación del Índice de Competitividad Global (ICG), elaborada por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), nos ha colocado ante una realidad que, como ya hemos dicho en varias ocasiones en este periódico, parece difícil de aceptar para la mayoría de los panameños debido a nuestra natural tendencia a no reconocer los avances y logros que como sociedad hemos alcanzado.

El ICG es una evaluación anual de los factores que impulsan la productividad y la prosperidad en 138 países. En dicho informe se indica que Panamá fue la economía que más posiciones escaló en este nuevo estudio, que abarca el período 2016-2017 y, por tanto, se evalúa contra el elaborado en los años 2014-2015.

En total el país subió ocho escaños para ubicarse en la posición 42 a nivel global, siendo superado en la región de América Latina y el Caribe únicamente por Chile, que se ubica en la posición 33.

De inmediato hay que ponderar un hecho importante: Panamá, con este desempeño, se convierte en una de las 50 economías más competitivas del mundo, ubicándose por encima de varios países de la región que le superan ampliamente en población y desarrollo industrial como México, Colombia, Perú y Brasil. Además nos alejamos de nuestro eterno competidor regional, Costa Rica, que se ubicó en la posición 54. Se trata, en todo caso, de un hito histórico que los panameños debemos celebrar.

Por supuesto, no todo es color de rosas, ya que al evaluar el desempeño de Panamá en el ICG, se pueden observar algunos factores negativos para hacer negocios, entre los cuales se señalan la corrupción, la burocracia gubernamental y la inadecuada preparación de la fuerza laboral como los principales obstáculos. Las regulaciones laborales restrictivas, la criminalidad y la pobre ética laboral de la fuerza de trabajo siguieron, en ese orden, en la tabla de los obstáculos. Son temas en los que todos sabemos que hay que trabajar más, pero en los que no se puede decir que no hemos avanzado.

A pesar de lo anterior, el país destaca en otros pilares que son importante para los hombres y mujeres de negocios, como por ejemplo Sofisticación del Mercado Financiero (posición 12/138),  Estabilidad Macroeconómica (posición 16/138), Tasa de Ahorro Nacional (4/138), calidad de infraestructura de puertos (5/138), Inversión Extranjera Directa (IED) como fuente de transferencia tecnológica (5/138), calidad de infraestructura de transporte aéreo (6/138) y asequibilidad de servicios financieros (6/138). Son números que nos sitúan en escaños que se ubican entre el 4 y el 16 puesto de 138 países, en 8 categorías claves para medir la calidad competitiva de los negocios que hacemos en el sector servicio, a nivel mundial.

Además, Panamá muestra significativos avances en la tasa de ahorro nacional, el balance presupuestario del gobierno y la tasa de matrícula de educación primaria.

En momentos en que muchos ponen el dedo en el renglón para señalar que con un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 4,9% en el primer semestre del año, el país ha reafirmado su tendencia hacia la desaceleración económica y algunos, incluso, presagian un desastre de grandes magnitudes es bueno saber que, por encima de todos esos augurios nefastos, Panamá está posicionada como una de las 50 economías más competitivas del mundo y muchas de nuestras ventajas comparativas y competitivas se fortalecerán aún más en los próximos años, cuando culminen algunas obras de inversión pública que están en ejecución.

Sucede que ahora es cuando cobra mayor valor el refrán popular estadounidense, utilizado por el presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Panamá, Jorge García Icaza, al momento de valorar para Capital Financiero por qué mientras los panameños cuestionamos el desempeño de la economía la IED, al cierre del primer semestre superó los $3.000 millones y registró un crecimiento de 6,5%. Para algunos inconformes, contra toda evidencia, difícilmente cambiará el criterio que expresa el dicho que reza: Siempre es más verde el pasto en el patio del vecino.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL