Una juventud con oportunidades

Una juventud con oportunidades

css-complejo-arnulfo-arias-caja-de-seguro-socialHace algunos años el principal problema que enfrentaba la juventud era la falta de oportunidades laborales, sin embargo, el fuerte crecimiento económico que ha experimentado el país en los tres últimos lustros le han permitido a este segmento de la población vivir una realidad muy diferente, ya que si algo caracteriza el mercado laboral en este momento es la gran cantidad de oportunidades de empleo existentes.

Según un estudio de la Fundación del Trabajo, entre los año 2009 y 2014 el país generó unas 15.000 plazas de empleo que fueron ocupadas por personas con entre 15 y 24 años de edad. Ciertamente no parece una cifra significativa.

Esto implica que una caída del desempleo juvenil trajo aparejada una mejora relativa al comparar el indicador con la situación de los más adultos se observa en que mientras en 2009 el desempleo juvenil (15,2%) era 5,2 veces respecto al grupo de 25 años y más (2,9%), en 2014 esa relación era de 3,8 veces.

Pero, pese a ello, el estudio concluye que los jóvenes aún enfrentan serias dificultades que impiden su ingreso al mercado laboral.

Me parece muy triste que estando el país en pleno desarrollo nuestra juventud no se haya percatado de la necesidad urgente de formarse profesionalmente para ocupar los miles de puestos de empleo que actualmente ofertan las empresas nacionales y extranjeras, lo que ha abierto una puerta para que extranjeros de diversos países ocupen esas plazas de trabajo, dejando para los panameños los puestos de empleos menos remunerados.

Y es que muchas veces me pregunto dónde quedaron esas ansias de superación que caracterizó a nuestra juventud. Porque el país que tenemos fue construido por miles de hombres y mujeres que a pesar de sus limitaciones económicas e incluso culturales, ya que muchos venían a la capital desde diversos puntos del interior, hicieron grandes sacrificios materiales para educar a sus hijos, la mayoría de ellos en colegios y universidades públicas, con el fin de hacerlos alguien de bien.

Hoy nuestros jóvenes, especialmente los que pertenecen a los sectores populares, parecen estar resignados a vivir en la pobreza, lo digo porque a mi juicio han olvidado que el principal medio de movilidad social es la educación y que si algo puede vencer las barreras sociales y económicas es el talento.

Por supuesto, la responsabilidad de esta situación no es solo del joven, porque los padres también tenemos la responsabilidad de insuflar en ellos el espíritu de superación que nuestros padres nos legaron y los docentes tienen la responsabilidad de no frustrar el talento con la aplicación de métodos educativos que castran la creatividad y privilegian la nota sobre el conocimiento y el pensamiento innovador.

Pero al final los jóvenes deben comprender que de lo se está hablando es de su futuro y que es su responsabilidad construirse un camino mejor para ellos, pero también para sus futuros hijos.   

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL