Una película muda deja sin habla a Cannes

Una película  muda deja sin  habla a Cannes

Ernesto Garratt Viñes

GDA/EL Mercurio

Chile

 

A

 

mbientado en los locos años 20, la trama de este filme del realizador francés Michel Hazanavicius cuenta como la ficticia estrella de cine de Hollywood, George Valentin (interpretado por Jean Dujardin, también presente en las parodias galas de Hazanavicius al agente 007: OSS 117), vive su mayor éxito con una serie de filmes de matiné. Sin emitir sonidos, y sólo con una viva orquestación que remite a esa edad dorada fílmica, El artista muestra el auge y caída de esta figura del cine mientras que su contraparte, la debutante Peppy Miller (interpretada por la actriz franco-argentina Berenice Bejo) sube como la espuma.

Apelando a una entrañable emotividad, como lo hacían las películas mudas de Chaplin, y armada con una estructura narrativa aristotélicamente comprensible -algo raro para los ambiciosos críticos de Cannes-, El artista consigue de sobra, con las viejas y olvidadas armas del cine mudo, lo que tan sólo algunas películas del presente logran: Dejar marca. Usando intertítulos (carteles con los diálogos) entre algunas escenas para ayudar a hilar el relato, este inusual filme para Cannes, recibió una rotunda ovación en su presentación.

Para llegar a este nivel de perfección, el director admite que miró una y otra vez los clásicos de la era silenciosa del cine. Quería entender las reglas de juego y muy pronto comprendí que el melodrama y la historia de amor es lo que mejor encaja en este formato (…) Chaplin siempre tiene humor en sus películas, pero todos sus filmes son melodramas con algunas salpicadas de humor. Además recordó -en el país donde nació el cine- que los mejores directores del siglo XX -Buñuel, Hitchcock y Lang- comenzaron haciendo cine mudo.

Los dos actores protagónicos, Berenice Bejo -que habla un perfecto y fluido español-argentino además del francés- y Jean Dujardin, se prepararon durante meses para lograr sus inusuales personajes: Seres que no emiten sonidos en toda la película. Dice Berenice Bejo: Miré el pestañeo de Marlene Dietrich, estudié el modo en que ella cerraba sus ojos. Mientras que Jean Dujardin confesó que junto a su coestrella estudiaron seis meses de tap, para lucir como expertos en las espectaculares secuencias de baile.

The artist, sorpresivamente, se ha impuesto hasta ahora dentro de las favoritas de Cannes. Un selecto grupo que dentro de la competencia oficial lidera el drama de los hermanos Dardenne Le Gamin au vélo, un relato emotivo sobre un conflictivo niño abandonado por su padre en un orfanato y que queda al cuidado de una peluquera que se encariña con él. De cerca, le sigue Nanni Moretti con Habemus Papam, una comedia sobre un cardenal que es elegido Sumo Pontífice pese a sus deseos.

 

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL