Una situación preocupante

Una situación preocupante
La semana pasada la Contraloría General de la República refrendó el traspaso de $5 millones al Fondo de Promoción Turística, una Asociación Público Privada (APP) que busca reactivar la promoción de Panamá como destino turístico en los mercados internacionales| Archivo

Todo parece indicar que el mercado laboral panameño ha entrado en una situación crítica y que sin duda alguna la  administración del presidente electo, Laurentino Cortizo, tendrá que asumir la dura tarea de revitalizarlo, si quiere cumplir su promesa de no sólo tener una economía pujante, sino también una sociedad más justa para todos los panameños.  

El número de contratos registrados en el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel), al cierre del primer trimestre del año, registró una caída de 9.2%, evidenciando que el país no solo ha dejado de crecer lo suficiente para generar los empleos capaces de absorber el aumento natural de la mano de obra, sino que ha perdido un gran número de puestos de trabajo, especialmente en la región metropolitana.

Y si existe cualquier duda sobre ello basta profundizar en el análisis de las cifras para constatar que en la sede central del Mitradel se registraron en el primer trimestre 11,567 contrataciones menos que en el mismo período de 2018. Una tendencia que afectó a todos los segmentos del mercado laboral: Contratos por tiempo definido (temporales), por tiempo indefinido (permanentes) y por obra determinada (típico del sector construcción), lo cuales registraron caídas de 8.6%, 27.6% y 17.5%, respectivamente.

Lo peor es que, a decir verdad, estas cifras presagian un drástico aumento de la tasa de desempleo al cierre del mes de marzo, cuando se realiza una de las dos mediciones anuales de este indicador.

Es lógico que con la culminación de algunos proyectos de inversión pública que demandaron gran cantidad de mano de obra como la Línea 2 del Metro de Panamá, la Terminal 2 del y Aeropuerto Internacional de Tocumen, un gran número de actividades económicas en crisis, como el agropecuario, el industrial, el hotelero y el comercio al por menor, un sector de la construcción que todavía no se recupera de la huelga de casi un mes que protagonizaron los trabajadores afiliados al Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), el país experimente una reducción significativa de la generación de nuevas plazas de trabajo.

Sin embargo, la actual administración no puede cruzarse de brazos y dejar que este problema pase a manos del Ejecutivo que habrá de encabezar el presidente electo, Laurentino Cortizo porque por todos es sabido que la generación de empleo depende de la reactivación de la economía y como ya hemos repetido hasta la saciedad, el sector privado ha definido muy claramente la hoja de ruta que debe seguir el país para volver a la senda del crecimiento robusto que exhibimos en años anteriores.

Y es que no hay que esperar a la toma de posesión del nuevo gobierno para que el Ejecutivo comience a pagar la deuda que el Estado panameño mantiene con sus proveedores de bienes y servicios, que es una de las primeras medidas que a juicio del sector empresarial se deben tomar si se quiere reactivar la economía. 

De hecho, la semana pasada la Contraloría General de la República refrendó el traspaso de $5 millones al Fondo de Promoción Turística, una Asociación Público Privada (APP) que busca reactivar la promoción de Panamá como destino turístico en los mercados internacionales, lo que constituye sólo un primer paso en ese camino, ya que esa entidad debe recibir este año unos $20 millones para desarrollar debidamente su labor.

En todo caso, el Ejecutivo que encabeza el presidente, Juan Carlos Varela, no sólo debe tomar todas las medidas que estén a su alcance para dar un nuevo impulso a la economía nacional, antes de terminar su mandato, sino también la responsabilidad de adelantar lo máximo posible en aquellos proyectos de infraestructura que están en ejecución o en proceso de licitación, como la ampliación a ocho carriles de la carretera Panamá-Arraiján, el Cuarto Puente sobre el Canal y la Línea 3 del Metro, ya que son los que generarán los miles de puestos de trabajo que en este momento está requiriendo la población.

Y es que debemos recordar que si el país no logra generar empleos bien remunerados la demanda de bienes y servicios seguirá cayendo, generando un círculo vicioso que agravará la crisis de aquellos sectores que dependen del consumo local. Lo que nos indica que la situación del mercado laboral es un tema que nos debe preocupar a todos y que requiere una solución integral. 

Editorial
Edición 937
20 al 26 de mayo de 2019
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias