Unos 98 millones de consumidores han hecho el cambio a productos de nicotina más seguros, asegura el Foro Global Anual sobre Nicotina

Unos 98 millones de consumidores han hecho el cambio a productos de nicotina más seguros, asegura el Foro Global Anual sobre Nicotina

Desde el comienzo de la pandemia de coronavirus (COVID-19), el mundo ha perdido aproximadamente 3.8 millones de personas; una cifra devastadora que permanece por debajo de la mitad de la cifra anual de muertes por fumar.

Todos los días, 1,100 millones los fumadores siguen fumando en todo el mundo, una cifra que se ha estancado durante más de 20 años a pesar de décadas de esfuerzos de control del tabaco.

El 80% de los fumadores del mundo viven en países de ingresos bajos y medios, los cuales son, menos capaces de hacer frente a la carga de morbilidad del tabaquismo, por lo que el tabaquismo es una de las principales causas de las desigualdades en salud.

Ante esta realidad el 8° Foro Global Anual sobre Nicotina (#GFN21), proporcionó una plataforma para un debate racional e inclusivo sobre la nicotina, en el que participaron especialistas en salud pública internacional, científicos, médicos, expertos en control del tabaco, analistas y consumidores de la industria.

Entre las principales conclusiones del evento destacan que las personas fuman para obtener nicotina, una sustancia de riesgo comparativamente bajo, pero miles de personas las perjudican de toxinas liberadas cuando el tabaco se quema.

Por lo que los expertos en el Foro Global sobre Nicotina discutieron sobre la necesidad de aplicar a este problema un enfoque llamado “reducción del daño del tabaco”.

Esto implica animar a las personas que no pueden dejar la nicotina a cambiar desde productos combustibles peligrosos u orales hasta productos de nicotina más seguros, incluidos vaporizadores (cigarrillos electrónicos), snus pasteurizados, bolsas de nicotina sin tabaco y productos de tabaco calentados.

No obstante, el director de Foro Global Anual sobre Nicotina, el profesor Gerry Stimson, profesor emérito de Imperial College London, dijo: “Hasta 98 ​​millones de consumidores en todo el mundo ya han hecho el cambio a productos de nicotina más seguros. En Inglaterra, las autoridades sanitarias apoyan el vapeo para dejar de fumar y Los vaporizadores son ahora la ayuda para dejar de fumar más popular”.

Agregó, por ejemplo, que la mortalidad relacionada con el tabaco en Suecia, donde el snus ha casi reemplazado al tabaquismo, es el más bajo de Europa. 

Y en Japón, las ventas de cigarrillos se han reducido desde que los productos de tabaco calentados llegaron al mercado.

Los fabricantes ahora deben garantizar las alternativas para que sean asequibles para las personas de los países de ingresos bajos y medianos, no solo para los consumidores de países de ingresos altos.

El profesor Stimson considera “preocupante que los líderes internacionales de control del tabaco estén obstinadamente perseguir un enfoque prohibicionista irresponsable del tabaco y la nicotina, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) perpetúa la información errónea sobre los nuevos productos de nicotina. La salud pública no se atenderá ni vivirá a salvo por una guerra contra la nicotina, condenada al fracaso”.

 

Más informaciones

Comente la noticia