Urban Farms prepara una expansión de sus cultivos

Urban Farms prepara una expansión de sus cultivos

Agregará fresas, melones y sandía a su producción hidropónica de precisión

urban-farms-02

La empresa Urban Farms colocó a Panamá a la vanguardia de la llamada agricultura de precisión en América Latina, al desarrollar el concepto de agricultura vertical, llevando la producción agrícola a una nueva fase, en la que el control de los factores determinantes en el crecimiento de las plantas y el uso intensivo del espacio da como resultado el desarrollo de cultivos orgánicos de alta calidad durante todo el año, haciendo más segura y rentable una actividad hasta ahora considerada riesgosa.

Sin embargo,  David Proenza, gerente general de Urban Farms, explicó que hasta la fecha la empresa se ha centrado en la producción de lechuga, brócoli, espinacas y  una amplia variedad de hierbas aromáticas  para la cocina, los que se comercializan en varias cadenas de supermercados locales, pero agregó que   adelantan estudios  para incursionar en la producción de frutas y vegetales de alto valor económico en el mercado.

El empresario indicó que las primeras que entrarán en  la fase de producción serán  las fresas, ya que en un ambiente controlado se puede establecer las condiciones necesarias para garantizar su producción sin importar en dónde está ubicada la planta de producción.

No obstante,  también adelantó que  esperan poder incursionar pronto en  la producción de pepino, tomate, ají pimentón, melón, sandía y piña,  productos con  alta demanda en el mercado local.

Lo que queremos hacer es que cada rubro que vamos a introducir en nuestro sistema de producción vertical y en ambiente controlado tenga un espacio de cultivo de alrededor de 1.000 metros cuadrados, lo que equivale a 16 hectáreas en campo abierto, enfatizó.   

Proenza dijo a Capital Financiero que, además de incursionar en la producción de nuevos rubros agrícolas Urban Farms adelanta la compra de un terreno en la ciudad capital para establecer la primera fábrica de alimentos de Panamá,  en la que a través de diversos programas informáticos  todos los procesos de la finca vertical estén controlados, desde la siembra  hasta la salida al mercado.

Proenza  detalló que  evalúan  dos opciones: Una en Veracruz y otra en Juan Díaz.

Agregó que ambas localidades ofrecen el beneficio de estar cerca de los mercados de consumo, lo que ahorra tiempo y dinero en los procesos de entrega, permitiéndoles a los consumidores  la posibilidad de adquirir un producto  fresco y con un tiempo de vida  mayor.

El ministro de Desarrollo Agropecuario (Mida), Eduardo Enrique Carles, reconoció que la actual administración ha puesto énfasis en potenciar la producción para el consumo interno, favoreciendo la producción de alimentos de primera necesidad, para devolver la confianza a los productores y lograr que retornen al campo.

Sin embargo, aclaró que actualmente su despacho adelanta una segunda fase que busca promover la producción mediante el uso de nuevas tecnologías que ayuden a elevar la productividad y rentabilidad de cultivos como banano, piña, sandía y melón, entre otros, que tienen gran demanda no solo en el mercado interno, sino también en los mercados internacionales.

En tanto, para el expresidente de la Asociación Panameña de Exportadores (Apex), Manuel Fernández, el desempeño del agro panameño es pobre debido a la falta de producción, por lo que valoró positivamente la disposición del ministro Carles de facilitar la implementación  de nuevas tecnologías como los cultivos hidropónicos y el cultivo en ambiente controlado, lo que  permitiría a los exportadores garantizar la oferta de productos a lo largo de todo el año.  

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia