Valor de los permisos de construcción registra una caída de 40.9%

Valor de los permisos de construcción registra una caída de 40.9%
Los registros de construcciones residenciales en la provincia de Panamá sufrieron una disminución de 49.7%| Archivo

Si la situación de la construcción era difícil antes que los trabajadores del sector se avocaran a una huelga de casi un mes a fin de lograr mejoras salariales dentro de la convención colectiva entre Cámara Panameña de la Construcción y el Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), luego del conflicto se puede describir como preocupante, ya que el valor de las construcciones registradas en los principales municipios del país, en el período enero-mayor, reflejan una caída de 40.9%.

Y es que según las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec) de la Contraloría General de la República, el valor de las construcciones paso de $927.1 millones en mayo de 2017 a solamente $547.7 millones en mayo 2018, para una baja interanual de $379.4 millones.

Este dramático desplome del valor de las construcciones se vio impulsado principalmente por una caída de 49.7% en el valor de las construcciones residenciales, que pasaron de $536.1 millones en mayo del año pasado a $316.1 millones en mayo de este año, una tendencia a la baja que también afectó al valor de las construcciones no residenciales, el cual reportó una caída de 40.4%, pasando de $390.0 millones a $232.7 millones.

Municipios del interior
A nivel regional, las cifras indican que la mayor baja se registró en el municipio de Colón, que con una caída de 50.2% solo registró obras por un valor de $47.5 millones, seguido del municipio de Panamá con $363.5 millones para una caída de 46.4% y en los principales municipios del interior del país (David, Santiago, Chitré, Aguadulce y La Chorrera) el registro cayó 21.9% para ubicarse en $97.5 millones.

No obstante, contrario a la tendencia general, el municipio de Arraiján fue el único que reflejó un incremento en el valor de las construcciones, el cual se ubicó en $49.1 millones para un crecimiento de 6.3%, con relación a mayo de 2017.Los registros de construcciones residenciales en la provincia de Panamá sufrieron un desplome de 49.7%, seguida por Colón con 26.3%, y los principales municipios del interior con 19.8%, siendo Arraiján el único municipio con un desempeño positivo, el cual se ubicó en 26.4%.

Respecto a las construcciones no residenciales el desempeño fue bastante similar con caídas de 40.1%, 51.1% y 24.2% en los municipios de Panamá, Colón y el interior del país, respectivamente, sin embargo, esta situación se vio agravada ya que en este nicho de mercado el municipio de Arraiján no fue la exceptuó de la tendencia a la baja, por el contrario, registró una merma de 40.2%.

Ahora bien, hay que tener presente que en 2017 las autoridades hicieron un ajuste en las tablas para el cálculo del valor de las construcciones que se registran en los distintos municipios del país con el fin de incrementar el cobro del impuesto correspondiente, lo que resultó en un incremento del valor registrado. Basta recordar que en mayo de 2016 el volir de las construcciones registradas era de $765.5 millones paso en mayo de 2017 a $926.1 millones para un incremento de 21.0%, un salto que no se encontraba en línea con el desempeño de años anteriores pues en 2014 el crecimiento fue de 7% y en 2015 lo que se dio fue una caída de 1.2%. 

En cuanto al la superficie construida las estadísticas del Inec dan cuenta de una caída de 53.7, ya que, de 2,025,863 de metros cuadrados (m2) edificados a mayo de 2017 se pasó a 937,825 metros cuadrados. Aunque aquí nuevamente se observa el efecto de los ajustes de 2017 pues en 2015 la superficie construida había registrado una reducción de 11.4%.

Otros indicadores
Como consecuencia de esta situación también se registraron caídas importantes en el desempeño de otros indicadores del sector construcción, poniendo en evidencia la profundización de la tendencia a la baja que experimenta la llamada industria sin chimeneas.

Por ejemplo, la producción de cemento alcanzó 705,446 toneladas métricas, para marcar una caída de 15% respecto a mayo de 2017, mientras que la producción de concreto pre mezclado pasó de 590,442 metros cúbicos en mayo de 2017 a sólo 443,328 en mayo del presente año, para marcar una merma de 23.9%.

Valoraciones
Es importante recordar que antes de la huelga de los trabajadores de la construcción el presidente de la Cámara Panameña de la Construcción (Capac), Héctor Ortega, advertía que la industria de la construcción experimenta una tendencia marcada al decrecimiento y “eso demanda revisar los costos de construcción y las oportunidades del mercado, para darle sostenibilidad”.

Por su parte, Miguel De Janón, presidente de Convivienda, recordó que durante el conflicto con los trabajadores ese gremio empresarial fue claro al advertir que si los trabajadores no renunciaban a su petición de aumentos por encima de lo que aconsejaba la realidad  del sector, simplemente las empresas que se dedican a la construcción de viviendas no podrían realizar nuevos proyectos y la gran mayoría de los 120,000 trabajadores que laboraban en la construcción se quedarán sin sus empleos, pues el único actor que podría realizar obras de infraestructura y vivienda será el Estado, y eso es exactamente lo que se está dando hoy.

Recordó que en el caso de las empresas afiliadas a Convivienda, en 2017 no lograron colocar más de 2,800 soluciones habitacionales que estaban terminadas, una situación fue producto de varios factores como la excesiva burocracia en las entidades públicas, el alto nivel de endeudamiento de los panameños, el aumento de las tasas de interés, el incremento del costo de los materiales de construcción y el alto costo de la mano de obra, lo que se ha traducido en un aumento de precio de las viviendas y una reducción del número de personas que califican para un préstamo hipotecario, algo que se verá agravado por el aumento salarial pactado entre Capac y Suntracs para el período 2018-2021.

Pero, para el dirigente del Suntracs, Saúl Méndez, es injusto que se pretenda vender a la población la creencia que la desaceleración económica, un previsible aumento del desempleo y la consecuente  caída del consumo que experimenta el país es una consecuencia de la huelga de los obreros de la construcción, ya que esa acción de fuerza fue legal y producto de la decisión de los empresarios del sector de extender el conflicto al no presentar una propuesta de aumento salarial orientada a facilitar la negociación. 

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia