Valoremos lo que tenemos

Valoremos lo que tenemos
Se prevé que en 2019 el país con mayor expansión será Dominica (9%), seguido por Antigua y Barbuda (6.2%),| Archivo

Al cierre del primer semestre de 2019, la economía panameña, medida a través del Producto Interno Bruto (PIB) registró un crecimiento de 3.0%, de acuerdo con cifras emitidas por el Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec) de la Contraloría General de la Nación.

Ciertamente no es el desempeño que todos esperábamos a comienzos del 2019 y sin duda alguna, la acentuación de la desaceleración económica durante la primera mitad del año tuvo un gran impacto en el aumento de la tasa de desocupación, la cual pasó de 6% a 7.1% de agosto de 2018 a agosto de 2019.

Sin embargo, los panameños tenemos que aprender a valorar lo que tenemos, especialmente en momentos en que la economía mundial, y en particular la de América Latina y el Caribe, está prácticamente estancada, con las principales economías de la región creciendo a menos de 1% y varios países no en desaceleración, sino en recesión.

Para ser concretos, basta echarle una mirada al Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2019, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), con sede en Chile, para constatar que la situación de Panamá sigue siendo privilegiada si se compara con la de la mayoría de nuestros vecinos latinoamericanos, afectados por factores como la desaceleración en la demanda interna, acompañada por una baja demanda agregada externa y mercados financieros internacionales más frágiles. A lo anterior, se suma que el valor de las materias primas sigue sin levantar cabeza.

Todo esto ha determinado que en 2019 la región crezca apenas 0.1% en promedio y que el período 2014-2020 sería el de menor crecimiento para las economías de América Latina y el Caribe en las últimas siete décadas.

En materia de proyecciones de crecimiento, según el informe, 23 de 33 países de América Latina y el Caribe (18 de 20 en América Latina) presentarán una desaceleración de su crecimiento durante 2019, mientras que 14 naciones reflejarán una expansión de 1% o menos al finalizar el año.

Se prevé que en 2019 el país con mayor expansión será Dominica (9%), seguido por Antigua y Barbuda (6.2%), República Dominicana (4.8%) y Guyana (4.5%). En el caso de Panamá, Cepal revisó a la baja sus proyecciones de crecimiento, fijándola para el presente año en 3.7%, mientras que para el 2020 el crecimiento sería de un 3.8%.

Venezuela registrará el mayor retroceso, con una contracción de -25.5%, seguido por Nicaragua (-5.3%), Argentina (-3%) y Haití (-0.7%). América Central crecerá 2.4%, el Caribe 1.4% y América del Sur se contraerá -0.1%.

Pero la desaceleración económica no sólo afecta a América Latina y el Caribe, ya que según las previsiones del Banco Mundial, para el cierre de 2019 y el 2020, el crecimiento económico mundial se reducirá al 2.6% en 2019, un porcentaje más bajo de lo previsto, antes de aumentar levemente al 2.7% en 2020.

Se espera que el crecimiento en las economías emergentes y en desarrollo se estabilizará el próximo año a medida que algunos países dejen atrás períodos de tensión financiera. Sin embargo, el impulso económico continuará siendo débil.

En 2019, se anticipa un menor crecimiento de las economías avanzadas en su conjunto, particularmente en la zona euro, debido a la disminución de las exportaciones y la inversión. Se pronostica que el crecimiento de Estados Unidos (EE.UU.) bajará al 2.5% este año y se desacelerará hasta llegar al 1.7 % en 2020.

Mientras, el crecimiento de la zona euro podría llegar a alrededor del 1.4% en 2020-21 y, a pesar del respaldo continuo de las políticas monetarias, el debilitamiento del comercio y de la demanda interna podría afectar la actividad económica.

De hecho, Alemania, país que es considerado el principal motor económico de la zona euro, registra una baja expectativa de crecimiento. Según cálculos del Bundesbank, el banco central alemán, la economía de ese país crecerá un 0.5% este año, mientras que en el 2020 el crecimiento será de 0.6%. Para 2021 se espera una tasa de crecimiento del 1.4%, a la que seguirá un aumento similar en 2022.

Por otra parte, se prevé que el crecimiento en las economías emergentes y en desarrollo, entre las que destacan países como China, India, Sudáfrica y Rusia, descenderá al 4% en 2019, el nivel más bajo en cuatro años, para luego recuperarse y alcanzar el 4.6% en 2020.

Varias economías están enfrentando los impactos de las tensiones financieras y la incertidumbre política.

No se trata de conformarnos con un crecimiento de 3% o 4%, sino de valorar que, en un escenario económico mundial complicado, la economía panameña sigue dando muestras de resiliencia al continuar creciendo, no sólo por encima de la mayoría de los países de la región, sino del mundo.

Además, todas las proyecciones para el 2020, tanto de los organismos multilaterales como las agencias calificadoras de riesgo y los gremios empresariales son extremadamente positivas para Panamá, lo que nos indica que a pesar de la desaceleración económica algo hemos hecho bien, aun cuando sabemos que tenemos muchas cosas que mejorar para que el país pueda retornar a tasa de crecimiento de entre 5% y 6%, que es donde se ubica nuestro potencial de desarrollo.

En conclusión: Sabemos que 2019 ha sido un año difícil para todos, pero es evidente que el próximo año el país romperá su tendencia de desaceleración y volverá a crecer de manera vigorosa; sin embargo, todos, empresarios, trabajadores y gobierno debemos alinear posiciones y aportar nuestro grano de arena, valorando todo lo bueno que hemos alcanzado y procurando que se traduzca en mayor  bienestar para todos los panameños.

Editorial
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias