Valores en acción

Valores en acción

Teamwork concept with meditating businessman

Durante muchos años se ha considerado que para ser líder se debía poseer un perfil determinado y que aquellos que no lo poseían tenían pocas posibilidades de llegar a serlo.

Los tiempos cambian, las necesidades cambian y actualmente el liderazgo se ha democratizado. Los líderes deben vivir mucho más cerca de la tierra que del cielo y tener en las personas que les rodean a sus cómplices compañeros de viaje, sin ellos no conseguirán alcanzar los objetivos propuestos, cada vez más difíciles, inciertos y cambiantes.

Las competencias de liderazgo, que han sido la clave del desarrollo, resultan insuficientes en un entorno como el actual. ¿Competencias, para qué? Para crecer, decrecer, innovar, internacionalizar, integraren cada ocasión se necesitan unas habilidades diferentes y a veces contradictorias, y de nuevo aparece el equipo del que se rodea cada líder para afrontar cada situación con la que se encuentra. Equipo que en muchas ocasiones, no le reporta directamente, sino que es un equipo de terceras partes subcontratadas con las que debe alcanzar unas metas que variaran en función de cuales sean los objetivos estratégicos que deberá conseguir.

Entonces, ¿cuál es la clave del liderazgo en un momento como este?

La clave se halla en el liderazgo basado en la autenticidad de la persona, en el autoconocimiento que promueve un liderazgo basado en valores, en los valores propios y profundos que todos tenemos, aquellos que no podemos traicionar ,porque nos estaríamos traicionando a nosotros mismos.

Las organizaciones hablan de valores, pero los valores de las organizaciones, son los valores compartidos de las personas que forman parte de la organización. Nadie puede trabajar en una compañía donde sus valores se vean violados de forma consistente, ya que finalmente acabará abandonando la compañía o bien la compañía acabará prescindiendo de la persona, porque ésta no encajará con su cultura.

Las personas que lideran basándose en sus valores, generan credibilidad y por tanto confianza, ya que comparten sus valores con los de las personas de su entorno. Poniendo estos valores en acción, se fomenta un liderazgo compartido, entendido por los demás de la organización.

El líder, deberá necesariamente apoyarse en las personas de su entorno acompañarles en su desarrollo y crear un equipo fuerte para poder conseguir los objetivos estratégicos. Nadie espera que el líder sea el mejor en todas y cada una de las disciplinas que lidera, lo que esperan es que les acompañe en su camino hacia el desarrollo, que les implique desde el primer momento en los objetivos y que puedan confiar en él, y esto lo conseguirá si actúa con autenticidad.

Roser Soler
CEO & Founder ePeople-c

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL