Violencia, una tarea pendiente

policia

Una de las tareas pendientes, es la reducción de los niveles de violencia, un tema en el  que  los últimos gobiernos han fracasado, pero que demanda que las actuales autoridades implementen acciones concretas para hacerle frente, toda vez que amenaza con salírsele de las manos.

La delincuencia está impactando negativamente en la imagen y en las inversiones de países como Honduras y El Salvador, una situación que podría trasladarse a Panamá, con todas las repercusiones negativas que eso conlleva.

Una país donde su base de crecimiento es el servicio, requiere mantener un clima de paz y de seguridad para que sigan llegando las inversiones y con ellas la generación de nuevos puestos de trabajos bien remunerados para sus ciudadanos.

Los constantes asesinatos en la ciudad capital, sumados a la masacre registrada en la provincia de Darién, deben llamar la atención de las autoridades para establecer algún tipo de estrategia que devuelva la seguridad a los panameños.

Las medidas implementadas hasta ahora no han dado los resultados esperados, la población sigue temerosa, sobre todo los que residen en los barrios populares, debido principalmente a la poca o ninguna presencia policial, mientras la delincuencia hace de las suyas sin mayor oposición.

En el plan de la Alianza El Pueblo Primero, hoy en el poder, se incluía el tema de Barrios Seguros, como uno de los cinco pilares del plan de gobierno, sin embargo, un año después la ola de crímenes y asaltos se mantienen y los barrios siguen igual de inseguros.

En este programa se indicaba que se desarrollaría un plan  integral denominado Más oportunidades y Mano Firme, que incluía el aumento de la policía en los barrios, el cumplimiento estricto de Ley con certeza de castigo y la construcción de nuevas cárceles que sean verdaderos reformatorios, para sacar a los jóvenes de las calles.

Sin embargo, la mayoría  de los crímenes que se comenten quedan sin resolver, los delincuentes ya ni se toman la tarea de taparse el rostro cuando asaltan un banco. En el actual sistema carcelario son pocos los que se reforman y muchos los que mejoran sus destrezas criminales.

Urge que se le preste una mayor atención al tema de la violencia, hay que establecer estrategias que permitan reducir de forma efectiva los niveles de delincuencia y eso empieza por colocar un mayor número de unidades policiales en las calles y mejorar la capacidad de reacción de la fuerza pública.

Ya no es sólo un problema de las ciudades de Panamá y Colón, o de los barrios populares, es un asunto que está afectando a todos los panameños a lo largo y ancho del país.

Hay que hacer más de lo que se está haciendo, se requiere una mayor disposición de las unidades del orden, y sin bien se necesitan políticas preventivas, también se requiere enviar un mensaje claro: Que quien viole la Ley recibirá su castigo. De lo contrario los delincuentes seguirán siendo los dueños de las calles y los ciudadanos honestos tendrán que seguir viviendo entre barrotes, en su sus propias residencias.

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL