Virus de Zika, nuevo dolor de cabeza para Brasil

Virus de Zika, nuevo dolor de cabeza para Brasil

Podría llegar a  tener hasta 100.000 casos de infección en 2016

Virus de Zika

Brasil está en las garras de otra crisis: Un virus de rápida propagación que algunos funcionarios de salud vinculan con miles de casos de daño cerebral infantil y con 40 muertes producidas este año.

Las autoridades de salud han declarado una emergencia nacional para luchar contra el virus de Zika, un patógeno transmitido por mosquitos que se ha detectado en gran parte del país más grande de América del Sur.

Los síntomas, que incluyen fiebre, erupciones cutáneas, dolores de cabeza y en las articulaciones, y vómitos, duran desde unos pocos días a una semana. El virus rara vez es letal, y por lo general se trata con reposo en cama y líquidos.

Los funcionarios de salud creen que este virus es responsable por la explosión que ha tenido lugar este año de casos de microcefalia, una condición extremadamente rara en la que los bebés nacen con cráneos encogidos porque sus cerebros no crecen adecuadamente. La microcefalia no ha sido relacionada con brotes de virus de Zika en el pasado.

El Ministerio de Salud de Brasil dio a conocer cifras que muestran que los casos de microcefalia sospechados de estar relacionados con Zika ascendieron a 2.782, durante la semana de Navidad, un aumento de casi 16% respecto de la semana anterior. En ese período, el número de muertes confirmadas se disparó de 29 a 40.

En comparación, Brasil tuvo 147 casos de microcefalia en todo 2014.

Este es probablemente el mayor brote de Zika jamás registrado, dice  Ann Powers, jefa interina de la rama de enfermedades arbovirales (virus transmitidos por mosquitos u otros antrópodos) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, con sede en la ciudad de Altanta, Estados Unidos (EE.UU.). Hay mucha preocupación sobre lo que significa esto, cuáles son las implicaciones y lo que puede hacerse para la contención y el control.

Las causas de microcefalia en los bebés en gestación son múltiples, incluyendo anormalidades genéticas, exposición a toxinas y abuso de alcohol por parte de la madre. Powers dice que hay un vínculo sugerente entre la microcefalia y el Zika, pero que la conexión no puede ser confirmada hasta que se completen algunos estudios adicionales.

No existe una vacuna para combatir el virus de Zika. Funcionarios de salud y del gobierno de Brasil están movilizando comunidades enteras a nivel nacional para luchar contra los mosquitos. Para ello cuentan con la ayuda de organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud y el CDC.

El gobierno brasileño está despachando tropas y otros equipos para drenar zonas anegadas y erradicar los suministros de agua infestadas de larvas de mosquitos. El estado de São Paulo, el más poblado de Brasil, ha organizado una fuerza de trabajo médica para coordinar los esfuerzos de diagnóstico y tratamiento.

Desde su irrupción en Brasil y otros países de Américas entre ellos Colombia, El Salvador y México, el Zika ha seguido un patrón similar a otros virus transmitidos por mosquitos que se están diseminando rápidamente en otras partes del mundo.

Los portadores del virus son las especies Aedes aegypti y Aedes albopictus, los mismos mosquitos que transmiten el dengue y otra enfermedad similar, la chikunguña. Esos mosquitos abundan en el Sur de EE.UU., el Caribe y América Central, dice Powers.

El tamaño del brote de Brasil puede ser la razón por la cual las autoridades de salud están encontrando síntomas y trastornos neurológicos inusuales por primera vez, señala.

Otra razón puede ser una mutación en el virus, explica Powers y agrega que los científicos están estudiando las secuencias genéticas para descubrir si se han producido cambios que podrían conducir a estos trastornos.

La chikunguña, sin embargo, no se ha propagado en EE.UU. y cualquier brote de Zika en ese país sería limitado, dice Powers, porque los mosquitos que transmiten estas enfermedades no están presentes durante todo el año.

Este es un muy buen ejemplo de cómo algo hallado anteriormente en determinada locación puede llegar a ser un problema en otra, asevera Powers.

La chikunguña, una infección que causa fiebre y un severo y persistente dolor en las articulaciones, ha circulado mucho en África, Asia y partes de Europa, pero no llegó a América sino hasta 2013, cuando las autoridades de salud pública encontraron evidencia de su transmisión en el Caribe.

Desde entonces, la chikunguña se ha extendido a lo largo de América.

(El Zika) parece estar siguiendo un patrón similar a la chikunguña, dice Powers.

Con la temporada de vacaciones de verano del hemisferio sur en curso y la gran afluencia de turistas que se espera llegue a Rio de Janeiro para los Juegos Olímpicos de 2016, algunos funcionarios temen que la tasa de infección aumente en los próximos meses.

El virus de Zika surgió por primera vez en África a finales de los años 40. De allí saltó al Sudeste Asiático, el Pacífico occidental y, más recientemente, América Latina. Aún no se sabe exactamente cómo llegó a Brasil, por qué se extendió tan rápidamente y cómo se convirtió en una amenaza para los fetos en desarrollo. Funcionarios de salud de Brasil no conocen el número exacto de adultos infectados con este virus porque la gran mayoría no recibe tratamiento en un hospital.

Lo que está claro es que la población de mosquitos de Brasil ha aumentado en los últimos años, paradójicamente, como consecuencia de una sequía récord que recientemente golpeó el noreste y sureste del país. Conforme los suministros de agua se agotaban, los residentes comenzaron a almacenar agua en piscinas, jarras de plástico y otros recipientes, creando así un gran potencial para la cría de mosquitos.

Reed Johnson, Rogerio Jelmayer y Betsy McKay
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia