Wikileaks acusa a Ecuador de entregar las pertenencias de Assange a Estados Unidos

Wikileaks acusa a Ecuador de entregar las pertenencias de Assange a Estados Unidos
Assange se refugió en la Embajada de Ecuador en Londres en junio de 2012 para evitar que Reino Unido le detuviera y extraditara a Suecia, por unas denuncias de abusos sexuales en su contra| Cortesía

Wikileaks ha acusado a las autoridades de Ecuador de preparar la entrega de las pertenencias que Julian Assange aún tiene en la Embajada de Londres a las autoridades de Estados Unidos, lo que consideran que viola los derechos del detenido e implica la ruptura de la “indispensable” cadena de custodia de posibles pruebas.

La organización fundada por Assange ha denunciado en un comunicado que, a petición de Estados Unidos, funcionarios ecuatorianos han viajado a Londres para proceder a un registro de las pertenencias del periodista australiano sin la presencia ni de él ni de la ONU.

Wikileaks ha detallado que la confiscación afecta a dos manuscritos de Assange y a “documentos legales, registros médicos y equipos electrónicos”. “

La incautación de sus pertenencias viola las leyes que protegen la confidencialidad médica y legal, así como también las protecciones propias de la prensa”, ha afirmado.

Para Wikileaks, se trata de un nuevo ejemplo de la colaboración entre Ecuador y Estados Unidos que continúa los permisos dados para que las autoridades norteamericanas interrogasen a diplomáticos asignados en la Embajada ecuatoriana en Londres, en la que Assange permaneció como asilado casi siete años hasta su arresto el 11 de abril.

El editor de Wikileaks, Kristinn Hrafnsson, ha acusado al Gobierno ecuatoriano de prestarse a un “espectáculo teatral” para “sus amos en Washington“, que de esta forma obtendrían documentos que podrían ser clave para argumentar su petición de extradición desde Reino Unido.

La Administración de (Donald) Trump está induciendo a sus aliados a comportarse como si estuvieran en el Lejano Oeste“, ha lamentado.

El ex juez Baltasar Garzón, coordinador de la defensa de Assange, también ha calificado de “muy grave” la intervención de las pertenencias de su cliente, “un ataque sin precedentes”. Garzón ha pedido en su mensaje “el amparo de los organismos internacionales de protección para que cese esta persecución”.

| Aclaración de Ecuador |
El Ministerio de Exteriores ecuatoriano ha confirmado en un comunicado que agentes de la Fiscalía ecuatoriana han realizado este viernes “una diligencia procesal” en la Embajada de Londres “a fin de identificar e incautar pertenencias del señor Assange que pudieran servir como indicios de la posible comisión de delitos”.

Además, ha confirmado que el registro se ha efectuado a petición de una solicitud de asistencia judicial realizada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, conforme a la Convención Interamericana sobre Asistencia Mutua en Materia Penal, conocida como Convención de Nassau.

“Las autoridades de la Fiscalía ecuatoriana solicitan y reciben decenas de similares pedidos de agentes judiciales de otros países, que se cumplen en aplicación de la Convención de Nassau y de otros tratados internacionales de cooperación penal”, ha subrayado.

De la misma forma, ha recalcado que “la Fiscalía solicitó y obtuvo la autorización de un juez competente y notificó oportunamente al Ministerio de Relaciones Exteriores y a los abogados del señor Assange la fecha en que se realizaría la investigación en la Embajada ecuatoriana“.

La Cancillería ha aclarado que “los funcionarios judiciales no conducirán una investigación especializada ‘in situ’ con respecto a los bienes que sean eventualmente incautados”, sino que “se enviarían a Ecuador para ser analizados con posterioridad”.

“Si de los análisis que efectúe la Fiscalía se concluye que algunos de los bienes incautados se deben transmitir a los peticionarios de asistencia judicial, se procederá a hacerlo”, ha indicado, mientras que “las pertenencias que no sean incautadas (…) se pondrán a disposición de los representantes del señor Assange“.

| Caso Assange |
Assange
se refugió en la Embajada de Ecuador en Londres en junio de 2012 para evitar que Reino Unido le detuviera y extraditara a Suecia, por unas denuncias de abusos sexuales en su contra, desde donde temía ser enviado a Estados Unidos por filtrar miles de documentos clasificados sobre las guerras en Irak y Afganistán.

El entonces Gobierno de Rafael Correa le concedió el asilo diplomático permitiéndole permanecer en su Embajada de Londres, donde se encontraba en ese momento, hasta que Reino Unido accediera a darle el salvoconducto necesario para viajar a Ecuador.

El pasado 11 de abril, el nuevo Gobierno de Lenín Moreno, que considera a Assange un problema heredado, le revocó el asilo diplomático argumentando que había tenido un comportamiento inadecuado, incluso “agresivo”, en la Embajada, después de casi dos años de reproches mutuos.

Ese mismo día, el fundador de Wikileaks fue detenido y condenado en Reino Unido a 50 semanas de cárcel por violar los términos de la libertad condicional que le concedió en 2012.

Suecia ha anunciado este lunes la reapertura de la investigación contra Assange por violación, caso que fue archivado en 2017 por la imposibilidad de seguir avanzando debido a su reclusión en la Embajada.

Entretanto, Estados Unidos aguarda la respuesta de Reino Unido a su petición de extradición.

La Fiscalía del país nórdico ha explicado este mismo lunes que, “en caso de conflicto entre una orden europea y una petición de extradición de Estados Unidos”, corresponde a las autoridades de Reino Unido “decidir en orden de prioridad”.

Más informaciones

Comente la noticia