Y de nuevo el bendito petróleo

Y de nuevo el bendito petróleo

Ricardo González

Capital

El volátil mercado petrolero vuelve a hacer de las suyas. Según los analistas la desgracia que azotó a los hermanos japoneses puede ocasionar que bajen los precios del combustible a corto plazo, pero esto es solo una ilusión.

Cuando este gigante asiático empiece a recuperarse, habrá que estar listo para esperar alzas extraordinarias en el costo del petróleo, lo que repercutirá en todos los países que no tenemos la suerte de contar con reservas de crudo.

Esto ya se sabe alrededor del mundo, pero como siempre, lo más probable es que en Panamá esperemos a que la gasolina suba a $6.00 el galón y el costo de la energía eléctrica se duplique, para entonces salir a toda prisa a buscar qué solución encontramos.

Si desde ahora ya sabemos que cuando Japón comience a recuperarse duplicará y hasta triplicará el consumo de materias primas, incluyendo el preciado petróleo, entonces, que el Gobierno comience también desde ya a buscar alternativas para capear el alza que se avecina, porque por lo menos tendremos un colchón de seis a ocho meses antes de que los japoneses empiecen de lleno su recuperación económica.

Desde ahora debemos empezar a ahorrar energía, no dentro de seis meses, cuando ya sea tarde y el petróleo esté por las nubes.

¿Por qué desde este momento no obligamos a los almacenes a apagar sus neones y otras luces en la noche para irle dando un respiro a nuestras hidroeléctricas?

¿Por qué no eliminamos el impuesto de importación de las motocicletas de menos cilindrada para que sean más baratas y las personas se animen a comprar este medio de transporte que gasta 20 veces menos gasolina que el más económico de los automóviles del mercado?

¿Por qué no empezamos a cobrar un impuesto adicional a todos los barcos petroleros que pasan por el Canal y usamos ese dinero para la generación de electricidad, o si non que se den la vuelta por el Cabo de Hornos?

Señor secretario de Energía, Juan Urriola, creo en su capacidad y sé que ha luchado contra el alza de la electricidad y el combustible, pero por favor no esperemos a que el monstruo se nos venga encima y empecemos a hacer algo desde ahora, porque en guerra avisada no deben morir soldados.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL