Yo no sé si soy yo

 

Orlando Mendieta

Capital

Como dice el poeta de la salsa Rubén Blades: Yo no sé si soy yo, o el mundo el que está al revés, pues aquí en Panamá estamos haciendo todo lo contrario a lo que ocurre en otros países.

La semana pasada terminó la reunión anual de gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y una de sus conclusiones fue que los países deben aprovechar los superávit que están generando y comenzar a ahorrar fondos que le permitan solventar potenciales crisis futuras.

Este planteamiento se sustenta ante los pronósticos de un menor crecimiento económico en la región latinoamericana para el año 2011.

Sin embargo, si observamos lo que ocurre en Panamá, estamos totalmente en la vía contraria, pues además de aumentar el endeudamiento, acabamos de solicitar una dispensa para aumentar el déficit fiscal.

Vamos al revés, simple y sencillamente porque el ambicioso plan de inversiones del gobierno, que está apalancado en los excelentes resultados que presenta nuestra economía y en los proyectos multimillonarios que se desarrollan, no contempla ahorro estatal sino más gastos.

No obstante, como dijo recientemente el analista Santiago Maggi en el foro de Oportunidades de Negocios e Inversión, organizado por

Capital, los mercados no están en un período alcista de largo tiempo, sino más bien en un mercado lateral, en el cual la curva de rendimiento fluctúa lo que se traduce en bajas y alzas constantes que hasta pueden durar más de diez años.

Entonces con un escenario de este tipo es necesario que las autoridades planifiquen sobre lo que se nos viene y actúen con prudencia.

Aunque sabemos que estos comentarios no son del agrado de algunos personeros en el gobierno, lo que pretendo es hacer recomendaciones que sirvan para mantener sana nuestra economía y además contar con los recursos necesarios que nos permitan enfrentar cualquier

shock externo.

No podemos simplemente retrotraernos a nuestra realidad interna y no visualizar lo que ocurre en nuestro entorno. Hay una crisis en Europa y el Medio Oriente. Japón también está en crisis y aunque sus efectos no se sientan con una fuerza devastadora en Panamá, si somos sensibles a su impacto.

Nos queda entonces empezar a ahorrar. Una recomendación sería evitar el gasto en proyectos innecesarios y destinar esos recursos al ahorro interno. Podemos empezar por el proyecto de la Torre Financiera, allí hay más de $200 millones que pueden servir para el fondo.

Y aunque a muchos no les guste lo que pregona Rubén Blades en el tema, título de esta columna, lo cierto es que vamos al revés y puede haber crisis en la economía.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL